Música Clásica online - Noticias, eventos, bios, musica & videos en la web.

Música Clásica y ópera de Classissima

Antonio Vivaldi

sábado 19 de abril de 2014


Cantan ellas - El Blog de Maac

14 de febrero

Una ópera de Vivaldi en Les Arts. L'incoronazione di Dario.

Cantan ellas - El Blog de Maac Desde la inauguración del Palau de les Arts pocas son las óperas barrocas que se han ofrecido; que yo recuerde solo Orlando de Haendel, en la Sala Principal y Dido y Eneas de Purcell en el Teatro Martín i Soler. Sin duda la escasez de presupuesto de la institución ha impedido su programación con más asiduidad y el Teatro Martín i Soler, con una sala infrautilizada de unas cuatrocientas localidades,  es idónea por tamaño y acústica para la ópera barroca y de cámara, también parece perfecta para recitales de lied. Por otra parte, está más que demostrado que la ópera barroca atrae a un público más joven que el que asiste habitualmente a las funciones de óperas del repertorio tradicional, así que todo teatro que quiera renovar e incrementar la afluencia de público a sus salas, seguir vivo, tendría que plantearse ofrecer este tipo de espectáculos con cierta frecuencia. La sala del Teatro Martín i Soler vista desde el escenarioTan mermado ha sido el presupuesto de Les Arts que parece mentira que todavía funcione el Centro de Perfeccionamiento, elemento fundamental para la formación de nuevos cantantes y para dotar al teatro de una plantilla de intérpretes de cantera. Desde hace unos meses de la dirección del Centro de Perfeccionamiento se encarga Davide Livermore, director de escena muy apreciado por los aficionados valencianos tras sus puestas en escena de La boheme y Otello de Verdi en la Sala Principal. Él se ha encargado también de la dirección escénica de La incoronazione di Dario, una ópera temprana de Vivaldi, todo el equipo técnico está integrado por personal del Palau de les Arts y cuenta también, además de los alumnos del centro, con la participación del Ballet de la Generalitat Valenciana, mientras que de la dirección musical al frente de la Orquesta de la Comuntitat Valenciana se encargará todo un especialista  en la obra vivaldiana, Federico Maria Sardelli, director y fundador de la orquesta Modo Antiquo, musicólogo y flautista, conocido sobre todo por su participación en la Edición Vivaldi, un proyecto discográfico del sello Naïve, que se ha propuesto grabar las aproximadamente 450 obras manuscritas de Vivaldi que se conservan en la Biblioteca Nacional de Turín. . Estoy convencido de que el público valenciano responderá con su asistencia a las funciones que se han programado los días 14, 16 y 19 de diciembre, como viene haciéndolo habitualmente -salvo en los estrenos-demostrando que el proyecto iniciado el año 2005 en el Palau de les Arts, despreciado por los gobiernos estatales de todo signo,  tiene su público y debe ir más allá de rivalidades entre grupos políticos y cuestiones jurídicas sobre su carácter de Fundación o su incorporación al proyecto CulturArts -polémica que parece definitivamente zanjada-, es un proyecto cultural necesario para la sociedad valenciana que debe apoyarse por ésta sin ningún tipo de fisuras. A ver si de una vez por todas somos capaces de dejar de lado nuestros prejuicios, visiones decimonónicas, de los años treinta del siglo pasado o provincianas,  y de entender que la cultura operística, que históricamente siempre ha estado presente en la vida valenciana, no es exclusiva de una élite, sino que es patrimonio universal. Si no exigimos TODOS que Les Arts reciba un aporte presupuestario acorde con su capacidad artística,  nos quedaremos con un recinto dedicado a banquetes de boda, el musical, las bandas de música y cantantes pop. No soy contrario a que se celebren otro tipo de eventos y espectáculos no operísticos si esto supone un incremento de recursos, pero hay que reconocer que esa no es la función para la que fue creado. Al margen de cuestiones derivadas de la política del pelotazo que ha azotado inclementemente a la Comunidad Valenciana, centrándonos en un punto de vista exclusivamente artístico el proyecto de Les Arts me parece el más sólido de cuantos se han hecho en España en el ámbito musical en los últimos años, es una lástima que por cuatro duros, que es lo que realmente representa en los PGE, se vaya a pique. Si siguen las cosas como hasta ahora sólo un milagro podrá salvarlo y un auténtico milagro podemos considerar el hecho de que hoy en día se sigan ofreciendo espectáculos de calidad como las recientes Traviata y Valquiria o el futuro Réquiem de Verdi con Chalilly. Para terminar os dejo la obertura de la ópera de Vivaldi: Pero no os voy a dejar sin un fragmento vocal:  El aria Non mi lusinga vana speranza, una siciliana escrita para el personaje de Oronte, interpetada por Magdalena Kožena y la Orquesta Barroca de Venecia dirigidos por Andrea Marcon. Oronte, uno de los tres pretendientes al trono de Persina tras la muerte de Ciro, fue concebido para ser cantado por un castrado. Non mi lusinga / Vana speranza, / Se non a torto / Posso sperar: Non è che finga / La mia costanza, / E che superba / Voglia regnar. Más información en la web de Les Arts: http://goo.gl/UoFrAc

Cuestión de Sensibilidad

26 de enero

Transcripciones

Transcripción es la acción y el efecto de transcribir: (Mús.) arreglar para un instrumento la música escrita para otro u otros (RAE) Este trabajo, tan grato a muchos compositores entre los que se pueden incluir a los más grandes, obedece a variadas razones: . para un estudio individual o colectivo de nuevas tendencias estilísticas, . a modo de presentación de obras valiosas o desconocidas, . también, más frecuentemente en nuestros mercantilistas tiempos, por un interés puramente comercial. En los primeros años del siglo XVIII el nuevo estilo instrumental italiano (Concerti) causaba furor entre los círculos musicales alemanes, profesionales y aficionados. Compositores como Vivaldi, Legrenzi, Corelli, Albinoni, Marcello, y otros, seducían en Centroeuropa. El gran Bach, Johann Sebastian, a la sazón en la corte de Weimar también gozaba de dicha influencia que le llegaba a través de otros compositores alemanes amigos y del sobrino del Duque de Weimar. Dichos influjos en JSB cambiarían de alguna manera su forma de entender la música instrumental tanto en ese actual destino como en el posterior en la corte de Cöthen, a él le debemos joyas como los Brandemburgos. Sin duda el compositor italiano que más efecto causó en su obra, al menos por el número de copias, fue Antonio Vivaldi, especialmente su opus 3 L’Estro Armonico y opus 4 La Stravaganza. Dichas transcripciones fueron realizadas para teclado: en concreto para órgano escribió sus Concerti para órgano BWV593 y  BWV596; y para clave –Concerti para clave- nos han llegado sus BWV972-976-978 del opus 3 vivaldiano, y BWV975 y 980del opus 4. Como se ve, Bach eligió Conciertos para solista, de los cuales algunas partes –primordialmente movimientos lentos- fueron  simples reducciones, pero de otras –la mayoría-escribió transformaciones completas. Un trabajo a su altura… y a la del hermoso original. Pasemos a escuchar, sin solución de continuidad, el Allegro final del Concerto n.8 "con due violini obligati" RV522 de L'Estro Armonico, y su transcripción para órgano, Allegro final del Concerto para órgano en la menor BWV593: Vivaldi: L'Arte dell'Arco Bach:  Pieter van Dijk, órgano Y completo, el Concerto n.3 "con violino solo obligato" RV310 -Allegro/Largo/Allegro- también perteneciente a L'Estro Armonico y su transcripción para clave, Concerto para clave en Fa mayor BWV978: Vivaldi: L'Arte dell'Arco Bach: Peter Watchorn, clave(vídeos Barbebleuei) Seguiremos, más adelante, con el precioso mundo de la transcripción, de Maestro a Maestro…




Pablo, la música en Siana

23 de enero

Juan Barahona: pasión y trabajo infatigable

Miércoles 22 de enero, 19:45 horas. Teatro Filarmónica, Sociedad Filarmónica de Oviedo, concierto 2 del año (Año 108, 1.901 de la sociedad): Juan Andrés Barahona (piano). Obras de Schubert y Beethoven. Cuando la música se lleva en los genes y no hay rechazo, solamente puede haber pasión. Juan Andrés Barahona (1989), un pianista asturiano al que "nacieron" en París y ciudadano del mundo como buen músico, no sólo transmite pasión desde el piano (con orquesta de solista o en trío, pero también en solitario como este debut en la centenaria Filarmónica carbayona por la que han pasado enormes talentos a los que se suma ahora Juan) sino que detrás hay todo un ímprobo trabajo, sólo posible precisamente desde la búsqueda de la perfección. De sólida formación desde sus inicios, siempre destacando por su infatigable deseo de mejorar, continúa sus estudios en el londinense "Royal College of Music", agradeciéndole esta escapada a casa para ofrecer dos recitales con un programa cargado de dificultad e interpretado desde una madura juventud, aunque en Oviedo el viejo "Steinway" no respondió como el intérprete se merecía, comprendiendo a las figuras que exigen un modelo concreto o incluso viajando con su propio piano. Si el pedal izquierdo cambiaba no ya la dinámica sino el timbre, el central no siempre enganchaba la nota deseada y el derecho no volvía del todo a la posición inicial al soltarlo, el desequilibrio entre los registros graves y agudos resultó un "hándicap" más con el que Juan Barahona tuvo que luchar, saliendo indemne aunque seguramente algo disgustado precisamente por su anhelo de perfección truncado por el propio instrumento que tanto ama, que esta vez no le respondió en un programa que representa "el mayor grado de refinamiento y madurez" de los dos compositores enterrados en Viena. Los Cuatro impromptus D. 935 de Schubert son, como comentaba en la entrevista de Javier Neira para el periódico LNE esta misma semana (que dejo a continuación), para interpretar hablando desde el corazón, joyas para degustar individualmente -conocidos los centrales en la bemol mayor y si bemol mayor- pero toda una obra iniciática en este último conjunto cuaternario, exigente no ya técnicamente, que lo es, sino interpretativamente por todo lo introspectivo de un compositor como el vienés que en cada impromptu explora sonoridades y emociones, evolucionando como si el joven Barahona hubiese interiorizado todo el dolor de esas composiciones, dándoles la atmósfera propia a cada uno desde tiempos contenidos contrapuestos a pasajes más ligeros y brillantes (especialmente en el tercero) desde un "rubato" siempre ajustado para degustar cada microcosmos y dotarlos de una unidad orgánica en el conjunto. Y si Schubert "habla desde su propio corazón", la Sonata nº 29 op. 106 en si bemol mayor, "Hammerklavier" (1818) de Beethoven "se dirige a toda la humanidad" desde la inmensidad de una obra gigantesca, compleja, cumbre interpretativa de la que el propio compositor al finalizarla dijo "Ahora ya sé componer", al alcance de pocos pianistas pero que Juan Barahona demostró sin complejos cómo afrontarla desde la fuerza e ímpetu juvenil capaz de todo: enérgico el Allegro, descaradamente fresco el Scherzo: Assai Vivace, profundo lirismo en el Adagio Sostenuto que hasta "domó el Steinway", y arrebatador Largo - Allegro Risoluto completando una interpretación para quitarse el sombrero, lo que el público valoró con una larga y merecida ovación, devuelta nada menos que con dos propinas tras el esfuerzo titánico del recital: la "Siciliana" del Concierto para órgano en re menor de Bach / Vivaldi, y después Margaritas (Daisies para voz y piano) en arreglo del propio Rachmaninov, un compositor con el que Juan me hace disfrutar especialmente. Como curiosidad constatar el cambio de atuendo en las dos partes: traje negro con camisa blanca en la primera, pero camisa negra sin chaqueta para la segunda, buscando seguramente más comodidad y menos calores para el volcán beethoveniano. Siempre un placer disfrutar de la música de piano, aún mayor cuando un intérprete afronta un programa tan difícil desde la honestidad y el trabajo sin descanso, pero con una pasión que nos contagió a todos.

Pablo, la música en Siana

2 de diciembre

Krem de la Kremer ata

Domingo 1 de diciembre, 19:00 horas. Oviedo, Conciertos del Auditorio: Kremerata Baltica, Gidon Kremer (director y violín). Obras de Vivaldi, Verdi, Weinberg y Beethoven. Cuatro años ya desde la anterior visita de Kremer pero siempre un espectáculo de música, sonido en estado puro para una formación de cuerda (esta vez con percusionista) que es única en cuanto a calidad con potencia equivalente a una gran orquesta pero capaz de sonar como un cuarteto, con dinámicas amplísimas, convencimiento y dominio de las obras impactante. El percusionista de la camerata Andrei Pushkarev con el vibráfono nos dejaba un arreglo suyo del Concierto nº 2 en sol menor, op. 8, RV 315 "El verano" de Las Cuatro estaciones (Vivaldi) que demuestra cómo la genialidad puede aportar novedades a obras inmortales. Si la cuerda es estratosférica, galáctica, con ataques impactantes o rubati impensables bajo la atenta dirección del concertino Dzeraldas Bidva, un solista capaz de lo que le pongan delante, las intervenciones del vibráfono con guiños al jazz como no podía ser menos en un instrumento que bebe de esta fuente, crearon ese ambiente cálido, de bochorno estival pero con la brisa del norte. Allegro ma non molto realmente indescriptible, Adagio pesante para disfrute del timbre envolvente de las placas, y Presto de auténtico virtuoso con cuatro baquetas que alcanzaban las notas imposibles del violín desde un empaste con la cuerda para soñar. El Cuarteto de cuerda en mi menor (Verdi), obra de 1873, sonó camerístico total pese a tratarse de una versión orquestal, única obra instrumental del de Busseto y perfecto homenaje al bicentenario donde el genio lírico aparece en los cuatro "hermanos de cuerda frotada" tratados cual cuarteto operístico con recuerdos a las fugas del Requiem o Falstaff, anunciando Otello, sin olvidarme del Trovatore cual fuerza del destino musical capaz de hacer cantar la cuerda o el delicado cuarteto "bella hija del amor" de Rigoletto. El Allegro en mi menor impecable, elegante y sensible con el primer tema "sotto voce" y unos graves potentes, avanzando el tema y desarrollo casi faraónicos con reminiscencias de Aida, con unos staccatti que llegaban a lo más hondo. El Andantino en do mayor y compás ternario de profundidad y elegancia, dulce como indica la partitura ("dolcissimo, con eleganza). El Prestissimo también ternario y en mi menor lleno de luz y contrastes dinámicos admirables, trinos limpios en todas las cuerdas, arpegios celestiales en chelo y viola, el trío en la mayor belcantístico a no poder ser con el tenor en la concertino Giedre Dirvanauskaite que confirma ser el instrumento más parecido a nuestra voz, y una serenata capaz de recrear la guitarra. El Scherzo fuga es un "Allegro assai mosso" en el tono original auténtico "placer de escribir" que diría Tranchefort sobre este cuarteto verdiano, hoy orquestal, "alegría de vivir completamente latina" venida del norte de Europa con una formación donde cada músico es un solista y los concertinos dan el salto al frente en cualquier momento. Catálogo de colores en todas las intensidades y pureza de líneas en diálogos y conjuntos emocionantes hasta ese final creciendo al unísono en fortísimo orquestalmente puro, cadenas de trinos y la coda que cierra con luminosidad esta joya de Verdi. Como escribe Juan Manuel Viana en las notas al concierto, el compositor afirmaría que "no sé si mi cuarteto es bueno o malo, pero sé lo que es un cuarteto" y la Kremerata Baltica también. M. Weinberg puso lo novedoso en el programa, excelente músico judío al que nazismo y estalinismo castigaron para una amplia producción que comienza a despertar en nuestros días, con influencias recíprocas de su amigo y confidente Shostakovich. De él escucharíamos dos obras, la Sinfonietta nº 2, op. 74 para orquesta de cuerda y timbales, éstos con el solista sumado a la formación, hermosísima obra en cuatro movimientos con ritmos bien claros subrayados por los parches en los extremos (Allegro y Andantino), más austeridad hecha música enorme en el Adagio antes de los ensueños nostálgicos en el Andantino final. Aparecía Gidon Kremer (recién llegado de tocar con Marta Argerich) para contagiarnos su alegría musical en el pianístico Rondo a capriccio, op. 129 (Beethoven) en arreglo de Victor Kissine, auténtica broma desde una partitura desenfrenada que en la versión "Krem de la Krem" jugó con diálogos y concertantes llenos de sabor vienés. El Concertino para violín y cuerdas, op. 42 de 1948, devolvía el protagonismo a la obra del ruso en una versión de "Kremer + ata" que estuvo plagada de melancolías, magisterio de madurez y nuevamente una sonoridad única a cargo de los músicos capaces de llenar la sala y hacerla callar en los momentos más delicos. Viana recuerda el "efusivo lirismo melódico" del húngaro Miklós Rózsa ya afincado en Hollywood, en parte por nuestra educación musical desde el cine que ha dado grandes partituras. El Allegretto cantabile pletórico, la Candeza. Lento-Adagio un auténtico disfrute y lección solística a cargo del virtuoso letón para enlazar sin pausa con el Allegro moderato poco rubato, efusividad, concentración, entendimiento y fortaleza desde la complicidad y buen hacer de todos ellos. Aún quedó tiempo para regalarnos ese Oblivion de Piazzolla con el que Gidon Kremer logra siempre emocionarnos arropado por la delicadeza de sus cuerdas, las suyas y las de la Kremerata, para poner el brindis final con "una copita de ojén" de una marcha popular creo que arreglada por Peter Heidrich. Para los despistados que llegaron al descanso por el horario dominical, una lástima que se perdieran la mitad, aunque en estos casos un poco siempre es mucho, y los Conciertos del Auditorio y Jornadas de Piano están poniendo el listón altísimo.



Cantan ellas - El Blog de Maac

21 de noviembre

Una ópera de Vivaldi en Les Arts. L'incoronazione di Dario.

Desde la inauguración del Palau de les Arts pocas son las óperas barrocas que se han ofrecido; que yo recuerde solo Orlando de Haendel, en la Sala Principal y Dido y Eneas de Purcell en el Teatro Martín i Soler. Sin duda la escasez de presupuesto de la institución ha impedido su programación con más asiduidad y el Teatro Martín i Soler, con una sala infrautilizada de unas cuatrocientas localidades,  es idónea por tamaño y acústica para la ópera barroca y de cámara, también parece perfecta para recitales de lied. Por otra parte, está más que demostrado que la ópera barroca atrae a un público más joven que el que asiste habitualmente a las funciones de óperas del repertorio tradicional, así que todo teatro que quiera renovar e incrementar la afluencia de público a sus salas, seguir vivo, tendría que plantearse ofrecer este tipo de espectáculos con cierta frecuencia. La sala del Teatro Martín i Soler vista desde el escenarioTan mermado ha sido el presupuesto de Les Arts que parece mentira que todavía funcione el Centro de Perfeccionamiento, elemento fundamental para la formación de nuevos cantantes y para dotar al teatro de una plantilla de intérpretes de cantera. Desde hace unos meses de la dirección del Centro de Perfeccionamiento se encarga Davide Livermore, director de escena muy apreciado por los aficionados valencianos tras sus puestas en escena de La boheme y Otello de Verdi en la Sala Principal. Él se ha encargado también de la dirección escénica de La incoronazione di Dario, una ópera temprana de Vivaldi, todo el equipo técnico está integrado por personal del Palau de les Arts y cuenta también, además de los alumnos del centro, con la participación del Ballet de la Generalitat Valenciana, mientras que de la dirección musical al frente de la Orquesta de la Comuntitat Valenciana se encargará todo un especialista  en la obra vivaldiana, Federico Maria Sardelli, director y fundador de la orquesta Modo Antiquo, musicólogo y flautista, conocido sobre todo por su participación en la Edición Vivaldi, un proyecto discográfico del sello Naïve, que se ha propuesto grabar las aproximadamente 450 obras manuscritas de Vivaldi que se conservan en la Biblioteca Nacional de Turín. . Estoy convencido de que el público valenciano responderá con su asistencia a las funciones que se han programado los días 14, 16 y 19 de diciembre, como viene haciéndolo habitualmente -salvo en los estrenos-demostrando que el proyecto iniciado el año 2005 en el Palau de les Arts, despreciado por los gobiernos estatales de todo signo,  tiene su público y debe ir más allá de rivalidades entre grupos políticos y cuestiones jurídicas sobre su carácter de Fundación o su incorporación al proyecto CulturArts -polémica que parece definitivamente zanjada-, es un proyecto cultural necesario para la sociedad valenciana que debe apoyarse por ésta sin ningún tipo de fisuras. A ver si de una vez por todas somos capaces de dejar de lado nuestros prejuicios, visiones decimonónicas, de los años treinta del siglo pasado o provincianas,  y de entender que la cultura operística, que históricamente siempre ha estado presente en la vida valenciana, no es exclusiva de una élite, sino que es patrimonio universal. Si no exigimos TODOS que Les Arts reciba un aporte presupuestario acorde con su capacidad artística,  nos quedaremos con un recinto dedicado a banquetes de boda, el musical, las bandas de música y cantantes pop. No soy contrario a que se celebren otro tipo de eventos y espectáculos no operísticos si esto supone un incremento de recursos, pero hay que reconocer que esa no es la función para la que fue creado. Al margen de cuestiones derivadas de la política del pelotazo que ha azotado inclementemente a la Comunidad Valenciana, centrándonos en un punto de vista exclusivamente artístico el proyecto de Les Arts me parece el más sólido de cuantos se han hecho en España en el ámbito musical en los últimos años, es una lástima que por cuatro duros, que es lo que realmente representa en los PGE, se vaya a pique. Si siguen las cosas como hasta ahora sólo un milagro podrá salvarlo y un auténtico milagro podemos considerar el hecho de que hoy en día se sigan ofreciendo espectáculos de calidad como las recientes Traviata y Valquiria o el futuro Réquiem de Verdi con Chalilly. Para terminar os dejo la obertura de la ópera de Vivaldi: Pero no os voy a dejar sin un fragmento vocal:  El aria Non mi lusinga vana speranza, una siciliana escrita para el personaje de Oronte, interpetada por Magdalena Kožena y la Orquesta Barroca de Venecia dirigidos por Andrea Marcon. Oronte, uno de los tres pretendientes al trono de Persina tras la muerte de Ciro, fue concebido para ser cantado por un castrado. Non mi lusinga / Vana speranza, / Se non a torto / Posso sperar: Non è che finga / La mia costanza, / E che superba / Voglia regnar. Más información en la web de Les Arts: http://goo.gl/UoFrAc

Ópera Perú

29 de septiembre

Nutrida programación de la Sociedad Filarmónica en octubre

OCTUBREMartes 1: Ah Ruem Ahn, piano    (Corea) Ah Ruem Ahn inició sus estudios musicales en la Kaywon High School of Arts, en Corea. Posteriormente, obtuvo su licenciatura en música en la Yonsei University, en Seúl. Continuó su formación en Europa, en la Hochschule für Musik, Theater und Medien Hannover y la Hochschule für Musik Detmold, donde obtiene su diploma en Artes así como su diploma de concertista. Ha tocado junto a la Orquesta Sinfónica de Madrid, la Real Filarmonía de Galicia, Dortmunder Philharmoniker y NWD Philharmonie, entre otras. Ha ganado el primer premio de importantes certámenes musicales como International Paul Hindemith Competition (Berlín, 2009), International Grand Prix Animato (París, 2010) y, recientemente, el Concurso Internacional de Piano Santander (2012). Programa: I. Albéniz: Iberia, cuaderno I. L.van Beethoven: Sonata N° 31 en la bemol mayor, op 110. F. Schubert: Sonata en sol mayor, D 894. Lunes 14: Cuarteto Tana, cuarteto de cuerdas,   Francia El cuarteto Tana conformado por Antoine Maisonhaute, Maxime Desert, Jeanne Maisonhaute y Chikako Hosoda fue fundado en 2004 por A. Maisonhaute en una misión diplomática y humanitaria en Antananarivo, capital de Madagascar llamada 'Tana' por sus habitantes, de los cuales tres letras son suficientes para escribir una palabra de cuatro, como tres instrumentos son suficientes para formar un cuarteto de cuerda. El cuarteto toca en su formación actual desde el 2010. Ganador del Premio Fuga, otorgado por la Unión de Compositores de la Fundación Belga ProQuartet - CEMC y de la Verbier Festival de la Academia de Música de Cámara, Tana ha trabajado con reconocidos maestros como Alfred Brendel, Gabor Takacs, Paul Katz, Walter Levin, Eberhart Feltz, Alasdair Tait y Nicholas Kirchen.  En el 2011 la agrupación fue seleccionada por la Academia de Aix-en-Provence, y en el 2013 recibió la Octava de  Música en la categoría de Música Contemporánea, que premia a los talentos de la Federación Valonia-Bruselas. Programa: C. Debussy: Cuarteto de cuerdas, en sol menor, op. 10. Stravinsky: Tres Piezas para Cuarteto de Cuerdas, Concertino para cuarteto de cuerdas. W.A. Mozart:Cuarteto para cuerdas en re menor, K. 421 Martes 15: Swiss Piano Trio, piano/violín/cello,     (Suiza) En esta nueva visita a nuestro país, el Swiss Piano Trio -conformado por Angela Golubeva (violín), Martin Lucas Staub (piano) y Sébastien Singer (violonchelo)- nos ofrecerá un programa en el que alternarán composiciones clásicas de Beethoven y Mendelssohn, con unas obra de un compositor contemporáneo como Martin Wettstein. El conjunto ha sido ganador del primer premio de la Competencia Internacional Johannes Brahms, en Austria, en el año 2005.  Ese mismo año, recibió el Premio Embajador de Suiza en el mundialmente famoso Wigmore Hall de Londres. Este éxito en competencias internacionales han convertido al Swiss Piano Trio en uno de los conjuntos musicales de cámara líderes de su generación. Desde su fundación en 1998,  el grupo ha ofrecido conciertos en más de 40 países del mundo. Han ejecutado varios Triples Conciertos acompañados por prestigiosas orquestas, como la Orquesta Sinfónica Nacional de Ucrania, la Orquesta Sinfónica de Bangkok,  la Orquesta Filarmónica de Lieja y la Sinfónica de Christchurch, entre otras. Programa: L.van Beethoven: Piano trío en re mayor op 70 N° 1 “Espiritus”. M.Wettstein:Alpentangomania (2011). F. Mendelssohn: Piano trío en do menor op 66. Sábado 19: Interpreti Veneziani, ensamble de cuerdas, Italia La orquesta de cuerdas Interpreti Veneziani desde su debut en 1987 destaca por "...la exuberancia juvenil y el brío todo italiano que caracteriza sus interpretaciones".Una nueva realidad en el panorama de conciertos italiano e internacional! Así fue definida su aparición hace más de 20 años.  El talento de sus integrantes, sus afirmaciones en el campo solista, así como en el de la música de conjunto y el alto nivel de sus interpretaciones han permitido que el conjunto musical recoja un importante triunfo de público y de crítica. Entre sus más importantes interpretaciones hay que citar la participación al Festival de Melbourne, al Festival de Bayreuth, los conciertos en el Palacio Real de Estocolmo, la participación al tele maratón en mundovisión en el Teatro Kírov de Leningrado por la recuperación del nombre de la ciudad de San Petersburgo, el concierto en la Symphony Hall  de Osaka transmitido en directo por la radio japonesa. Los conciertos en la Suntory Hall y  Kjoi Hall  de Tokyo y la participación a la prestigiosa reseña musical de Sapporo y Yokohama efectuada durante las cinco giras de conciertos en Japón. Desde el 2007 han estado presentes en varias ocasiones en Australia e invitados varias veces en América (Bahamas, México, Venezuela, Guatemala, Colombia). Programa: A. Vivaldi: Concierto para dos violins Op. 3, N° 2 "L’Estro Armonico"; Concierto para violin Op. 9 N° 5, "La Cetra"; Concierto para violín, cello  RV. 546; Concierto Op. 7 N° 11. N. Paganini: Concierto para violin y cuerdas, "Le Streghe". T.M.  Ruggiero: "Ciaccona". M. Marais: "Folies d'Espagne". Haendel-Halvorsen: "Passacaglia"

Antonio Vivaldi
(1678 – 1741)

Antonio Vivaldi (4 de marzo de 1678 - 28 de julio de 1741) fue un compositor y músico del Barroco tardío. Se trata de una de las figuras más relevantes de la historia de la música. Su maestría se refleja en haber cimentado el género del concierto, el más importante de su época. Compuso unas 770 obras, entre las cuales se cuentan 477 conciertos y 46 óperas. Es especialmente conocido, a nivel popular, por ser el autor de la serie de conciertos para violín y orquesta Las cuatro estaciones. Esta obra, que forma parte del ciclo de su opus 8 "Il cimento dell'armonia e dell'inventione", tiene una importancia capital por suponer la ruptura del paradigma del Concerto Solli, establecido por el mismo Vivaldi. Hasta entonces, el Concerto Solli era un concierto en el que el instrumento solista llevaba todo el peso de la melodía y la composición, y el resto de la orquesta se limitaba a ejercer el acompañamiento según las reglas de la armonía. Sin embargo, Las cuatro estaciones son unos conciertos para violín en el que la orquesta no actúa como mero fondo de acompañamiento, sino como un relieve: no se limita a acompañar al solista, sino que ayuda al desarrollo de la obra. Esto influirá posteriormente en los conciertos de Händel y, sobre todo, de Bach, ya que éste estudiaría asiduamente los conciertos de Vivaldi, y sería a partir de las innovaciones originales de Vivaldi que Bach perfeccionaría el concepto de concierto. Así, Las cuatro estaciones representan el Concerto Solli perfecto, a tal grado que influye notablemente la música de Johann Sebastian Bach, y ésta inexorablemente en Haydn; y Haydn, a su vez, al convertirse en maestro de, entre otros,Beethoven, extiende la influencia de Vivaldi a más músicos sin que, probablemente, hubieran conocido la obra de Vivaldi.



[+] Mas noticias (Antonio Vivaldi)
8 abr
Yahoo! Noticias E...
8 abr
Yahoo! Noticias C...
8 abr
Yahoo! Noticias M...
8 abr
Yahoo! Noticias A...
20 mar
Google Noticias A...
20 mar
Google Noticias C...
20 mar
Google Noticias E...
20 mar
Google Noticias E...
20 mar
Google Noticias M...
14 feb
Cantan ellas - El...
5 feb
Esfera Wordpress
26 ene
Cuestión de Sensi...
23 ene
Pablo, la música ...
21 ene
Yahoo! Noticias E...
12 dic
Esfera Wordpress
8 dic
Esfera Wordpress
2 dic
Pablo, la música ...
23 nov
Esfera Wordpress
21 nov
Esfera Wordpress
21 nov
Cantan ellas - El...

Antonio Vivaldi




Vivaldi en la web...



Antonio Vivaldi »

Grandes compositores de música clásica

Cuatro Estaciones Violín Conciertos Para Violín

Desde enero del 2009 Classissima ha facilitado el acceso a la música clásica y ha expandido su público.
Classissima ayuda tanto a aficionados como a expertos de la música clásica en su experiencia con la internet.


Grandes directores de orquesta, Grandes intérpretes, Grandes cantantes de ópera
 
Grandes compositores de música clásica
Bach
Beethoven
Brahms
Chaikovski
Debussy
Dvorak
Handel
Mendelsohn
Mozart
Ravel
Schubert
Verdi
Vivaldi
Wagner
[...]


Explorar 10 siglos de la música clásica...