Música Clásica online - Noticias, eventos, bios, musica & videos en la web.

Música Clásica y ópera de Classissima

Antonio Vivaldi

jueves 26 de mayo de 2016


Pablo, la música en Siana

12 de mayo

El tiempo siempre ayuda

Pablo, la música en SianaMiércoles 11 de mayo, 20:00 horas, Sala de Cámara del Auditorio de Oviedo, III Primavera Barroca, “Con affetto”: Il Giardino Armonico, Giovanni Antonini (flautas y director). Obras de Tarquinio Merula, Dario Castello, Francesco Rognoni, Jacob van Eyck, Andrea Falconieri, Giovan' Pietro del Buono, Alessandro Scarlatti, Giovanni Legrenzi y Antonio Vivaldi. La revista Scherzo de este mes de mayo dedica su sección "Con nombre propio" a la formación Il Giardino Armonico en su gira española celebrando los 30 años de su fundación, donde Eduardo Torrico nos recuerda que "Hubo un tiempo, superada aquella primera fase pionera, en el que quienes marcaban la pauta dentro del movimiento historicista eran los ingleses, los holandeses y, en menor medida, los alemanes", allá por los 70 y 80 del pasado siglo, sin olvidarse de los franceses que comenzaban a despuntar y convertirse en seria competencia aunque la revolución no había llegado al sur de Europa. El salto de calidad hacia el Mediterráneo, al cálido sur, lo darían nuestro Jordi Savall, a quien los franceses, como suelen hacer con los buenos, le consideren suyo, y especialmente los milaneses de Il Giardino Armonico con el entonces joven flautista Giovanni Antonini al frente. Más de tres décadas en el candelero (que no candelabro como "La Mazagatos" pusiese de moda) es síntoma de buena salud, tanto para ellos como para la música barroca que sigue llenando estanterías y auditorios (la sala de cámara creo que registró la mejor entrada de un ciclo que todavía nos traerá a Xabier Sabata con Vespres D'Arnadí en un programa "Furioso"), ampliando repertorio y épocas donde aparece incluso Haydn del que grabarán su integral a razón de una entrega por año (ya llevan dos) tras constituir en Basilea, dónde si no, la Fundación Haydn con el "Proyecto Haydn2032” para el tercer centenario del nacimiento del "papá austriaco", al que espero llegar y poder completar con ellos siempre que el tiempo y los recortes políticos no lo impidan. La gira española que pasa estos días por La Coruña, Oviedo y Madrid, trae una formación o "ensemble" ideal con un programa que sirve para corroborar la vigencia de la música veneciana con compositores que nos son conocidos gracias a ellos, alternando obras para lucimiento de un Antonini dominador de toda la familia de las llamadas flautas dulces o de pico (contralto, tenor, soprano y hasta la piccolo última) que perderían su preponderancia a costa de la "flauta traverso" (travesera) y que muchos siguen asociando a la flauta dulce de los colegios, nada que ver la práctica de nuestros querubines y adolescentes soplando un instrumento que las familias y algunos de ellos pueden llegar a odiar, pero en igual medida que un violín "serruchado" por un aspirante a Sarasate. Y hablando de violines, Stefano Barneschi y Marco Bianchi encabezan esta vez la formación (Enrico Onofri está también de gira) a la que se suman el violonchelo de Paolo Beschi, el clave de Riccardo Doni más la tiorba de la argentina Evangelina Mascardi, más que suficientes para afrontar tanto a Merula como a Castello, siendo perfecto complemento de las obras con flauta y verdaderas joyas incluso sin el director fundador, como pudimos comprobar con estos excelentes instrumentistas que siguen funcionando en conjunto al mismo nivel estratosférico que como solistas. El entendimiento de este quinteto es de admirar por empaste, dinámicas amplísimas, equilibrio y balance cuando los solos afloran, dominio total desde una técnica vertiginosa en todos ellos que cuando suenan las flautas de Antonini se convierten en la vestimenta ideal sin necesitar más tela que la presentada, tal es el armazón y ropaje que dan al concierto. La música veneciana de Merula con la Canzon 'la Pedrina' y Castello con la Sonata XI a tre, de la Sonate Concertate in Stil Moderno nos transportó a "la Serenissima" en estado puro, un viaje al pasado de nuestra juventud con aquello que entonces nos parecía rompedor y drástico, como siempre sucede con lo nuevo que solo el tiempo pone, como siempre, en su sitio, plantilla de cinco virtuosos con especial mención a los violinistas sonando como uno en todo: dinámicas, ataques, arcos, intención y sentimiento, sin saber dónde empezaba uno y terminaba el otro, virtuosismo contagiado a cada instrumento antes de la aparición de la flauta de Antonini sentando a todos menos a chelo y tiorba, sin pausas, para las Variaciones sobre “Pulchra es amica mea” de Palestrina compuestas por el también milanés Rognoni y recordarnos el magisterio en la flauta dulce tenor dejándonos impresionados de nuevo con su técnica, su sonido y esa musicalidad infinita que todos estos intérpretes tienen en estas obras, alternando combinaciones y protagonismos donde no podía faltar el increíble solo de flauta de Van Goosen compuesto por el que he llamado “Paganini de la flauta barroca”, el holandés Jacob Van Eyck, obra hasta lógica por ser Antonini uno de los maestros del instrumento, una mínima incursión dentro del plantel italiano, y hasta homenaje a la flauta de pico, antes de volver con Merula y la Canzon 'la Strada' solamente con el ensemble. Me gusta resaltar lo importante no ya de elegir un programa sino la organización y orden de sus obras, cosa que quiero comentar de nuevo pues la primera parte complementaba la segunda, como preparando estilos y formas, más los descansos del flautista para recuperar aliento que permitieron seguir deleitándonos con "su formación acompañante", de nuevo este quinteto que nos dejó unas excelentes Folias echa para mi Señora Doña Tarolilla de Carallenos de Falconieri (o Falconiero), la danza tan española que parece bailó Don Quijote, disfrutando de un perlado clave y una tiorba emergente preparando el ambiente musical de todo el grupo para un juego de contrastes donde la flauta se mezcla con el violín en una tímbrica mágica, uniéndose el empuje rítmico de un baile en Nápoles en tiempos donde este reino era español, como las siguientes dos maravillas que cerrarían la primera parte con la formación al completo: la Sonata VII sobre el 'Ave Maris Stella' de Del Buono, intimismo con paleta dinámica amplísima, a la que siempre ayuda el violonchelo unido a esa tiorba tan femenina, en el amplio sentido de la palabra, cortando la respiración y finalizando con una atronadora ovación antes de finalizar esta mitad con la Sonata en la menor para flauta, dos violines y continuo de A. Scarlatti, una colección de siete compuesta en los años finales como bien indican las notas al programa (colocadas aquí debajo), prescindiendo del clave pero igualmente rica de contrastes tímbricos a lo largo de sus cinco movimientos, alternando aires y dinámicas desde esa concepción del barroco que Il giardino armonico ha ayudado a tenerla como habitual, con Giovanni Antonini de solista y director perfectamente compenetrado con sus músicos. La segunda parte nos hizo retroceder y recuperar años con muchos recuerdos de la mano del ahora maduro flautista y su “jardín armónico” con el repertorio que ellos dominan como pocos, gracias en parte al trabajo de tantos años. El “ensemble” nos llevó de vuelta a Venecia para maravillarnos con la Sonata XII de Castello que permitió disfrutar cada intervención solista (la tiorba emergió a la superficie poderosa, limpia y lucida, el clave ornamentando con ligereza y la cuerda frotada en permanente asombro para el que firma), y otro tanto con la Sonata I para dos violines, violonchelo y continuo “La cetra”, op. 10 nº 1 de Legrenzi con la magia de los dos violines citados. Pero los concerti para flauta de Vivaldi que abrían y cerraban esta segunda mitad, siguen siendo referentes con “Il Giardino de Antonini”, barroco en estado puro para los dos conciertos elegidos, el Concierto para flauta, dos violines y continuo en sol menor “La notte” RV 104, de tiempos extremos, silencios subyugantes, ataques súbitos y casi violentos frente a los remansos paradisíacos, de flauta inacabada e inabarcable, cantando y jugando con floreos interminables, la descripción musical de los propios movimientos: Largo por las respiraciones, Fantasmi: Presto-Largo-Andante porque no parece humana tal capacidad de emitir sonidos tan bellos, Largo de plácida sensación de reposo contagiado por la lenta construcción de acordes entre cuerda y flauta (que nos recuerda mucho las estaciones entendidas por ellos mismos) y finalmente Il Sonno: Largo-Allegro donde hasta Freud podría argumentar desde la música con significado pese a ser "simplemente pura", el sueño profundo antes del despertar sobresaltado pero placentero y sin pesadillas. El cierre del Concierto en re mayor para flautín, dos violines y continuo “Il gardellino” RV 90 continuó asombrando con el piccolo virtuoso y travestido del "ladrón traverso", más increíble por tener de sustento unos músicos que convencen y contagian ímpetu, alegría, serenidad además de buen gusto y buen hacer desde la técnica al servicio de la música, creo que el ideal para cualquier melómano, compartiendo con la flauta de pico más pequeña los momentos álgidos de la historia del propio instrumento en unas partituras que siguen asombrando cada vez que vuelven a sonar, siempre únicas en vivo. Antonini sigue doblándose para dirigir y tocar, cargando los pulmones para sobrevolar sin respiro lo humano y divino, adornar los ornamentos y tocar hasta los silencios, y en número ideal por ser "de cámara", quién sabe si idéntica plantilla a la que podría utilizar "Il prete rosso" en el Ospedale della Pietà. Pájaros imaginarios en las calles venecianas del Allegro, primoroso el diálogo con el cello; el Largo cantabile sin los violines pero saboreando la tierra firme con chelo, clave y tiorba arropando la sopranino nunca hiriente, atentos a las respiraciones y ornamentos para seguir encajando todo, y la explosión de fuegos artificiales sobre el Gran Canal en Carnaval con el Allegro en tutti, asombrando el dúo de violines (los ecos no pueden sonar mejor) pero donde cada detalle seguía maravillando por las calidades. Y lógicamente tenía que sonar también y tan bien Vivaldi en la propina: su Largo del Concierto en la menor, RV 108, abandonando el juguetón pícolo para retomar la contralto más humana en registro y poder así cantar sin palabras con la mejor vestimenta del quinteto, un "jardín" que sigue floreciendo 30 años después. Que duren por lo menos dieciséis años más, y no solo por Haydn...

Musica Antigua en Chile

12 de mayo

Parte ciclo de Música Antigua en Fundación Cultural de Providencia junto a la Orquesta Barroca Nuevo Mundo

Miércoles 11 de mayo, 19:00 hrs.Fundación Cultural de ProvidenciaNueva Providencia 1995, ProvidenciaMetro Pedro de Valdivia. SantiagoENTRADA LIBERADA La Orquesta Barroca Nuevo Mundo dará un concierto especialmente dedicado a Antonio Vivaldi. Con la dirección de Raúl Orellana Bertinelli, esta orquesta que nació en Rancagua, en general divulga el repertorio de los siglos XVI hasta XVIII. El concierto del miércoles es el primero de tres presentaciones dedicadas a la música antigua. El miércoles 18 se presenta Claudio Hernández y su laud; y el miércoles 25 de mayo es el turno del Ensamble la Hermenéutica Armónica. El programa: ANTONIO VIVALDI CONCIERTO “ L’ESTRO ARMONICO” N.2 Op.3 SOL MENOR RV.578 1. Adagio e spiccato 2. Allegro 3. Larghetto 4. Allegro CONCIERTO PARA VIOLÍN “ IL GROSSO MOGUL” EN RE MAYOR RV.208 1. Allegro 2. Grave Recitativo 3. Allegro CONCIERTO PARA OBOE, CUERDAS Y BAJO CONTINUO OP.8 N.9 EN RE MENOR RV.236 Allegro Largo Allegro CONCIERTO VIOLÍN Y OBOE EN SI BEMOL RV.548 Allegro Largo Allegro CONCIERTO PARA FLAUTA “LA TEMPESTA DI MARE” EN FA MAYOR RV.433 Allegro Largo Presto




Ópera Perú

10 de mayo

Daniel Hope: Heredero de Menuhin

Aclamado violinista vuelve a Lima para homenajear a su mentor, junto a la Orquesta de Cámara de Basilea. Fotos: Renzo Baglietto / SFL Ciclo Sinfónico de la Sociedad Filarmónica de Lima en el Gran Teatro Nacional. Obras de Vivaldi, Bach, Bartók, Mendelssohn-Bartholdy, El Khoury y Birth. Por Gonzalo TelloEs un acontecimiento local volver a ver a la estrella del violín, Daniel Hope, de renombre internacional por su trabajo prolífico, sobriedad y elegancia al interpretar obras de lo mas variadas, desde Bach o Vivaldi, a mas de 30 obras que el mismo ha encargado a compositores contemporáneos. Los numerosos premios recibidos, y el éxito de ventas de su disco “Vivaldi Recomposed”, reafirman su lugar como uno de los mas aclamados hoy.Esta vez Hope llega al Ciclo Sinfónico de la Sociedad Filarmónica de Lima, en el Gran Teatro Nacional, acompañado por la Orquesta de Cámara de Basilea, uno de los grandes elencos de Europa por su sonido y cohesión de tal precisión y belleza que es de lo mejor que ha llegado en años recientes.El motivo de esta gira de conciertos es celebrar el centenario del nacimiento del que fuera mentor de Hope y principal inspiración: El legendario Yehudi Menuhin. Las obras de este programa giran en torno al hombre que marcó el siglo XX con su técnica y gran devoción musical. Este se inicia con el Concierto para dos violines RV 522 de Vivaldi, que Hope interpreta junto al concertino invitado Anders Kjellberg Nilsson con complicidad coreográfica, ritmo y energía, mientras que la orquesta apoya con inspirados balances y bello sonido barroco. Lo mismo ocurre con el famoso Concierto para dos violines BWV 1043 de Bach, en que Hope y Kjellberg se complementan dando toques de lirismo en el Andante, con una hermosa amalgama de las cuerdas y el clavecín.La orquesta demostró talento, elegancia, destreza y bello trabajo conjunto en el Divertimento para orquesta de cuerdas de Bela Bartók, compleja obra que muestra las principales características del autor, desde danzas folklóricas inspiradas y bellos pasajes sombríos y decadentes. Los suizos dan una interpretación insuperable.El momento contemporáneo llega con “The unfinished Journey” del franco-libanés Bechara El Khoury, comisionada en el décimo aniversario de la muerte de Menuhin. Hope nos ofrece un relato emotivo e íntimo, que parece evocar el viaje al mas allá del violinista, en un ida y vuelta que no termina de consumarse. “Through the looking glass” de Stefan Wirth presenta una escritura compleja y moderna. Hope y la orquesta ofrecen un viaje de sensaciones, sonoridades, ritmos, volúmenes y texturas. El concierto concluye con el Concierto para violín y cuerdas de Mendelssohn-Bartholdy, que compuso a los 13 años y fue redescubierto por Menuhin en 1952. Desde el primer movimiento, Hope llega a la cadenza a salvo, pues ya demostró el abanico de posibilidades virtuosas. La complejidad de la obra demuestra el genio del autor.Una versión a violín solo de “Guten Abend, Gute Nacht” de Brahms, con variaciones, cierra una espectacular presentación.(Publicada en Luces de El Comercio el 10 de mayo del 2016).

Ópera Perú

3 de mayo

Daniel Hope y Orquesta de Basel en homenaje a Menuhin

Extraordinario violinista y aclamada orquesta de cámara le rinden homenaje por centenario del nacimiento del violinista norteamericano.(Difusión SFL) Luego del extraordinario concierto de la Orquesta Sinfónica del Estado de Siberia, el Ciclo Sinfónico de la Sociedad Filarmónica de Lima continúa, esta vez con la presentación del aclamado violinista Daniel Hope, quien vuelve a Lima esta vez con la Orquesta de Cámara de Basel, para una de seguro memorable presentación este sábado 7 de mayo a las 8:00 p.m. en el Gran Teatro Nacional.Recordado por el magnífico concierto que ofreció en Lima durante la Temporada 2014, Daniel Hope vuelve esta vez con un programa sumamente especial. Se trata de un homenaje muy personal a su mentor, Yehudi Menuhin, quien este año habría celebrado sus 100 años, y con quien el violinista ofreció más de 60 presentaciones, incluyendo la última aparición de Menuhin el 7 de marzo de 1999. Menuhin no sólo fue su maestro, fue también –y como él mismo se autodenominaba- su abuelo musical.Lea aquí: Entrevista de Ópera Perú a Daniel Hope en el 2014.Hope dedicó álbum a MenuhinHope conoció a Menuhin cuando era un niño. Su madre fue secretaria de Menuhin durante 24 años, hasta el día de su muerte. En su casa de Londres, Menuhin ensayaba con el violín mientras que Hope jugaba, y así surgió su fascinación por este instrumento. “Menuhin es el motivo por el cual me convertí en violinista… Era un hombre maravillosamente espontáneo. Hasta el día de hoy, su sonido permanece en mi memoria, tan único y tan fascinantemente hermoso”, recuerda el violinista.El repertorio que Hope trae a Lima y que es parte de una gira mundial es una cuidadosa selección de obras de compositores como Vivaldi, Bach, Bartók y Mendelssohn-Bartholdy, así como autores contemporáneos como Stefan Wirth y Bechara El Khoury. “No hay un solo pasaje en todas estas grandes obras donde no deje de pensar un minuto en Menuhin. Ahora, en la celebración de lo que habría sido su centenario, mis amigos y yo finalmente podemos rendir homenaje a este gran hombre, de la manera que estoy seguro él hubiera querido.”© Bailey DavidsonDaniel Hope ha recorrido el mundo durante 25 años como un virtuoso solista y es célebre por su versatilidad musical. Ganador del European Cultural Prize for Music 2015, otorgado anteriormente a Daniel Barenboim, Plácido Domingo y la Orquesta Filarmónica de Berlín, Hope actúa como solista con las más grandes orquestas y directores del mundo, y desde el violín dirige muchos grupos de cámara.Artista exclusivo de Deutsche Grammophon desde 2007, Hope acaba de ser nombrado director musical de la Zurich Chamber Orchestra y es uno de los artistas clásicos más prolíficos del mundo. Sus grabaciones han ganado el Deutsche Schallplatten Preis, el Diapason d’Or, el Edison Classical Award, el Prix Caecilia, seis premios ECHO-Klassik y numerosas nominaciones a los Grammy. Su album del Concierto para violín y octeto de Mendelssohn con la Chamber Orchestra of Europe fue considerado uno de los mejores del año por el New York Times. Su disco Vivaldi recomposed de Max Richter llegó a ser Nº 1 en más de 22 países, vendió más de 130,000 copias y ha sido considerado una de las grabaciones del género clásico más exitosas de los últimos tiempos.Hope se crió en Londres y estudió violín con Zakhar Bron. Ha trabajado con directores como Kurt Masur, Kent Nagano y Christian Thielemann, así como con las orquestas sinfónicas más importantes del mundo.La Basel Chamber Orchestra se ha convertido en una de las principales orquestas de cámara de la escena musical internacional. Sus grabaciones con importantes sellos discográficos como Sony, Deutsche Harmonia Mundi, Warner Classics y Oehms Classics son evidencia de la excelente calidad de la orquesta.La orquesta tiene predilección por tocar bajo la dirección musical de su propio concertino. La colaboración de la orquesta con su director principal invitado, Giovanni Antonini,  es particularmente fructífera. El punto más alto de esta colaboración es el Ciclo Beethoven, que la orquesta y el especialista barroco italiano desarrollaron en el transcurso de 10 años. Las Sinfonías Nº1 y Nº 8 ya han sido grabadas por Sony; el registro de las Sinfonías Nº 3 y Nº 4 recibió el calificativo de “Ensemble del año 2008” en los premios ECHO Klassik.Para su temporada 2015-2016, la orquesta ha anunciado su participación en Sueño de una noche de verano bajo la dirección de Trevor Pinnock. Asimismo, realizará una gira de conciertos con András Schiff y Heinz Holliger en el famoso Festival George Enescu en Bucarest; con Sol Gabetta recorrerá Australia y con Daniel Hope emprenderá una gira por América del Sur.Las entradas para este gran evento se pueden encontrar en Teleticket de Wong y Metro.



Cuestión de Sensibilidad

1 de mayo

Il Cimento dell'Armonia e dell'Inventione

W.S. Haseltine (1835-1900) En 1725 se publicó en Amsterdam un conjunto de doce conciertos para violín, cuerda y continuo, escritos durante los dos años previos por Antonio Vivaldi. Era su opus 8 y nos han llegado con el atractivo nombre de “Il Cimento dell'Armonia e dell'Inventione”, una singular lucha entre la razón y la imaginación. Las primeras cuatro partituras de la docena hicieron gran fortuna, siendo conocidos y admirados bajo el nombre común de “Le Quattro Stagioni”(Las Cuatro Estaciones). Una de las obras más interpretadas del repertorio concertísticode todos los tiempos. Il Cimento atesora también otras joyas musicales, que tuvieron y tienen vida y nombre propios: el número 5 en Mi bemol mayor “La Tempesta di Mare” RV 253; el número 6 en Do mayor “Il Piacere” RV 180; o el número 10 en Si bemol mayor “La Caccia” RV 362. Pero aún en los números menos reconocidos Vivaldi dio muestras de su genio y de la brillantez de su arte. Así ocurre con el Concierto nº 7 en Re menor RV 242 “fatto per Maestro Pisendel”Johann Georg Pisendel, afamado músico violinista radicado en Dresde, con quien Vivaldi entabló profunda amistad tras el conocimiento mutuo que tuvo lugar en Venecia. El Concierto, como todo el opus 8, está dividido en tres movimientos: I. Allegro: grandilocuente tema inicial en el tuttique contrasta vivamente con el contratema del violín solista. II. Largo: de aroma netamente melancólica y en forma cantabile,es conducido continuamente por el solista. III. Allegro: tema jovial y expansivo en el tuttide las cuerdas, que envuelve el extremado virtuosismo del violín solista. (vídeo Barbebleuei) Simon Standage, violín The English Concert Trevor Pinnock

Antonio Vivaldi
(1678 – 1741)

Antonio Vivaldi (4 de marzo de 1678 - 28 de julio de 1741) fue un compositor y músico del Barroco tardío. Se trata de una de las figuras más relevantes de la historia de la música. Su maestría se refleja en haber cimentado el género del concierto, el más importante de su época. Compuso unas 770 obras, entre las cuales se cuentan 477 conciertos y 46 óperas. Es especialmente conocido, a nivel popular, por ser el autor de la serie de conciertos para violín y orquesta Las cuatro estaciones. Esta obra, que forma parte del ciclo de su opus 8 "Il cimento dell'armonia e dell'inventione", tiene una importancia capital por suponer la ruptura del paradigma del Concerto Solli, establecido por el mismo Vivaldi. Hasta entonces, el Concerto Solli era un concierto en el que el instrumento solista llevaba todo el peso de la melodía y la composición, y el resto de la orquesta se limitaba a ejercer el acompañamiento según las reglas de la armonía. Sin embargo, Las cuatro estaciones son unos conciertos para violín en el que la orquesta no actúa como mero fondo de acompañamiento, sino como un relieve: no se limita a acompañar al solista, sino que ayuda al desarrollo de la obra. Esto influirá posteriormente en los conciertos de Händel y, sobre todo, de Bach, ya que éste estudiaría asiduamente los conciertos de Vivaldi, y sería a partir de las innovaciones originales de Vivaldi que Bach perfeccionaría el concepto de concierto. Así, Las cuatro estaciones representan el Concerto Solli perfecto, a tal grado que influye notablemente la música de Johann Sebastian Bach, y ésta inexorablemente en Haydn; y Haydn, a su vez, al convertirse en maestro de, entre otros,Beethoven, extiende la influencia de Vivaldi a más músicos sin que, probablemente, hubieran conocido la obra de Vivaldi.



[+] Mas noticias (Antonio Vivaldi)
22 may
Esfera Wordpress
15 may
Esfera Wordpress
12 may
Pablo, la música ...
12 may
Musica Antigua en...
10 may
Ópera Perú
3 may
Ópera Perú
1 may
Cuestión de Sensi...
30 abr
Esfera Wordpress
30 abr
Musica Antigua en...
29 abr
Esfera Wordpress
28 abr
Ópera Perú
23 abr
Esfera Wordpress
20 abr
Ópera Perú
20 abr
Esfera Wordpress
20 abr
Musica Antigua en...
19 abr
Ópera Perú
9 abr
Esfera Wordpress
2 abr
Soundtrack cotidiano
22 mar
Musica Antigua en...
13 mar
Musica Antigua en...

Antonio Vivaldi




Vivaldi en la web...



Antonio Vivaldi »

Grandes compositores de música clásica

Cuatro Estaciones Violín Conciertos Para Violín

Desde enero del 2009 Classissima ha facilitado el acceso a la música clásica y ha expandido su público.
Classissima ayuda tanto a aficionados como a expertos de la música clásica en su experiencia con la internet.


Grandes directores de orquesta, Grandes intérpretes, Grandes cantantes de ópera
 
Grandes compositores de música clásica
Bach
Beethoven
Brahms
Chaikovski
Debussy
Dvorak
Handel
Mendelsohn
Mozart
Ravel
Schubert
Verdi
Vivaldi
Wagner
[...]


Explorar 10 siglos de la música clásica...